Simon Starling

11 07 2008

An phe

A ton II (Una tonelada II)

11 07 2008

El reinventor de objetos mundanos

Simon Starling podría alzarse el próximo 5 de diciembre con el Premio Turner 2005, el concurso de arte británico más reconocido. El jurado lo ha seleccionado por dos de sus trabajos –‘Tabernas Desert Run 2004’ (Instituto Moderno de Glasgow) y ‘Exposition’ (Fundación Joan Miró de Barcelona)–.
El punto de partida de este artista de 38 años puede ser algo tan simple como una silla o una bicicleta. A partir de ahí, comienza un proceso creativo que comprende investigaciones minuciosas, viajes en solitario y el establecimiento de conexiones entre lugares, objetos y circunstancias históricas y culturales. De su obra se desprende una oposición a la alienación que provoca la globalización y el capitalismo industrial.
–Al contemplar por primera vez alguna de sus obras, uno podría pensar que más que un artista es un ingeniero…
–Sí, estoy muy interesado en el campo de la ingeniería, en la tecnología en general. Gran parte de mi trabajo es descubrir cómo funcionan las cosas y, de algún modo, es un intento de deshacer objetos que usamos habitualmente, y que, por tanto, no apreciamos. Intento reinventarlos a mi manera.
–¿Cuánto puede durar el proceso creativo, desde que selecciona un objeto hasta que completa la obra?
–Varía, dependiendo de las exposiciones. Hay elementos en la manera que trabajo que a menudo necesitan de un proceso largo y pausado y a lo mejor viajo a Ecuador en busca de un tipo de árbol, en lugar de comprarlo aquí. Ahora, por ejemplo, estoy trabajando en una pieza para una exposición
en Toronto. Se basa en unos pequeños mejillones originarios del mar Negro que se han apoderado del lago Ontario. Estoy haciendo una copia de una escultura de Henry Moore que se encuentra en una
colección de Toronto, que luego introduciré en el lago con el fin de que los mejillones crezcan sobre la escultura. En principio, iba a ser este año, pero como dependemos del período de reproducción de los
mejillones, la hemos pospuesto hasta el año próximo.
–¿De dónde le viene ese interés por la naturaleza?
–Las plantas forman parte de mi interés por la economía global. El comercio entre Oriente Medio y Canadá lleva a la aparición de este mejillón, que está cambiando el ecosistema del lago Ontario. Por otro lado, en ‘Recued Rhododendrous’ (2002) manifestaba mi preocupación por la introducción
de plantas en ecosistemas extraños. Transporté siete plantas de rodondendro del norte de Escocia, donde actualmente se considera pernicioso para el equilibrio medioambiental, hasta el sur de España. Algunos ejemplares de la planta se llevaron desde una zona cercana a Gibraltar al Reino Unido en el siglo XVIII. Me interesan estas historias escondidas e intento seguir su rastro.
–Algunos artistas contemporáneos odian que se les pregunte por el significado de sus obras ¿Es también su caso?
–No puedo decir en dos frases lo que significa mi trabajo, pero me involucro mucho en el aspecto de mediar entre la obra y el espectador. Escribo a menudo textos cortos que acompañan los proyectos o hago catálogos sobre mi trabajo, que crean uncontexto para entender la obra. Pero cada una puede tener significados distintos, según quién la mire. Además, dependiendo de dónde la exhibes, tiene un impacto diferente.
–España se ha convertido en parte importante de algunas de sus obras, ¿cómo así?
–El desierto de Tabernas en Almería ha generado varios de mis trabajos. Es un lugar muy intrigante, es como una visión extraña del futuro. Este desierto está creciendo constantemente, en parte por el cambio climático, pero también por la mala gestión de la tierra y del agua.
–¿Cómo surgió la idea de ‘Exposition’, la obra que preparó para la Fundación Joan Miró?
–La conservadora Montse Badia recibió el encargo de la Fundación Miró de organizar una serie de proyectos. Siempre admiré el trabajo de la alemana Lilly Reich, que contribuyó a la Exposición
Universal de Barcelona de 1929, y quería hacer algo basándome en su obra. ‘Exposition’ demuestra el fracaso de las utopías del movimiento moderno y las dificultades que implica la implementación de formas energías alternativas, como el uso del platino.
–¿Por qué eligió Glasgow y Berlín para trabajar?
–De algún modo, estas ciudades me eligieron a mí… Estudié en Glasgow a principios de los noventa, luego trabajé allí durante un tiempo, por lo que me siento muy conectado al lugar. Y el amor me llevó
a Berlín y mi hijo vive allí también. Intento llevar dos vidas, aunque no es demasiado fácil.
–¿Qué le llevó a elegir esta profesión?
–Es difícil, pero a la vez es increíble. Me permite viajar mucho, ver lugares del mundo que, de otro modo, no vería. Es la única profesión que para mí tiene sentido. Durante un tiempo pensé en ser arquitecto, pero me pareció que la carrera era muy larga.
–Parte del proceso artístico contempla precisamente emprender viajes insólitos, ¿lo hace solo o con un equipo?
–Una de las veces que viajé a España fui con un cámara, pero normalmente lo hago solo, incluso los 66 kilómetros en el desierto de Tabernas en una bicicleta eléctrica. Mis viajes son una aventura solitaria.
–¿Cómo le llega la inspiración?
–Inspiración es una palabra curiosa. En raras ocasiones algo me viene a la mente de la nada. En general una idea me lleva a otra, un poco de investigación me permite quizá descubrir un fenómeno que desconocía. Y veces pienso en ello años después. Es como un gran velcro en el que todo el tiempo se van pegando cosas, que coges cuando las necesitas.
–Todos los años, cuando se anuncian los candidatos al Premio Turner, alguien lanza la pregunta de si este tipo de obras pueden considerarse realmente arte ¿Qué piensa de este debate?
–Me resulta muy aburrido, nada interesante. Quizá lo que hago no es arte, pero lo exponen en galerías de todo el mundo y lo he estado haciendo durante mucho tiempo. Es parte de una tradición artística larga, no viene de la nada…
–Si ganase el premio –más de 36.000 euros–, ¿qué haría con él?
–Mis obras son costosas. Gran parte del dinero que gano lo invierto en nuevos trabajos,
pero no sabría decir en qué lo gastaría, no lo he pensado.

AINHOA PAREDES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: